domingo, 6 de agosto de 2006

Caballos a contraluz


El escenario ya es de por sí único, los caballos corren por la playa con Doñana de fondo y el sol se esconde entre las barcas que se mecen con las suaves olas de la marea baja .
Me encanta Sanlúcar.

7 comentarios:

  1. Desde aquí (y ya que ayer me resultó totalmente imposible) felicitarte en tu onomástica, espero disfrutases del dia, de la virgen, y de la excepcional temperatura que nos regaló Sevilla ... Muchísimas Felicidades.

    Ahora, a reencontrarnos con Sanlucar, en su segundo ciclo de carreras de caballo.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. He vuelto de vacaciones asi es que aunque con un poco de retraso,FELICIDADES.

    ResponderEliminar
  3. Entendemos que lo de las "suaves olas de la marea baja" es un eufemismo de "piscina de niños chicos de agua caliente de cualquier pueblo del aljarafe sevillano" y que no va en contraposición a las fuertes olas de la marea alta, que todos conocemos de dicha playa gaditana y que a tantos amantes del surf les hace ir a veranear a Sanlúcar.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Usuario anónimo: Mejor no te digo nada, me reservo la opinión, pero, si no te importa, llámate de alguna manera, por ejemplo: "soy el gracioso del blog"...
    Sanlúcar no le puede gustar a todo el mundo, menos mal...

    ResponderEliminar
  6. Es lo que tienen lo sitios con encanto, que no le gustan a todo el mundo, sino dificilmente tendrían encanto.

    ResponderEliminar
  7. Exacto, de hecho el sitio con mayor encanto de Andalucía está en la costa almeriense y semo 16. No les voy a decir su nombre entre otras cosas porque no lo tiene.
    En fin... Sanlúcar... mi historia con Sanlúcar es triste.
    Fui dos veces a las carreras; la primera me acusaron en un chiringuito de un simpa que jamás cometí, y la segunda... ésa fue patética.
    Tuvieron que venir los municipales a separarme de un niño con un cajón de apuestas. Nos enzarzamos en una tangana los tres; había una diferencia de 30 años pero el niño sabía más que Calleja y buscaba las espinillas como nadie...
    me tangó cinco duros... más la multa.

    ResponderEliminar