jueves, 27 de agosto de 2009

El síndrome post - sanluqueño

La vuelta a casa tras casi dos meses de retiro manzanillero ha sido menos dura de lo que esperaba, al menos hoy, porque ayer, nada más aterricé llena de bolsas con pimientos de cuernos de cabra, media sandía tamaño universal, mi niño y sus modelitos, el ordenador, mi gran compañero, la cámara, mi otra gran compañera, y otras catorce mil bolsas variadas pude comprobar que mi coche es algo parecido al macuto de Sport Billy aunque lo deteste con todo mi corazón. Por la tarde estaba pensando si no tendría el sindrome post sanluqueño y me costaría la vida reengancharme a mi rutina. Efectivamente, no lo tenía. Estaba deseando volver, de echarme a las calles de mi ciudad con mi bici y reeencontrame con alguna persona que echaba de menos. Una de ellas es mi pajarito, el del gorrilla del año pasado, sí, el de un café por un pajarito, él siempre me recibe con alegría, a mí y a la lavadora cuando centrifuga. Esta mañana me fui al centro, muy temprano, demasiado, el fresquito mañanero es delicioso. Comprobé que la calle Calatrava la han asfaltado, y en la bici te dejas caer como Induráin en la bajada de la montaña, es un placer, el dependiente de la tienda de fotos de la calle Amor de Dios sigue con los brazos abiertos y los dedos tamborileando en el cristal del mismo, siguen las mismas fotos de Semana Santa y la horrible bandera del centenario de mi Betis. A los taxistas del Duque les han puesto sombra y la mujer que cantaba espantosamente "cuandosupetodalaverdadseñora..." ha sido sustituida por una "mujer maltratada". En los escaparates, rebajas que se mantienen en artículos veraniegos y calores al ver algunos maniquies abrigadísimos. Una película me esperaba en la FNAC (al fin eres mía, en versión original) y mi Virgen de los Reyes, donde un ramo aún fresco de nardos me recordaba la diferencia abismal que hay entre los dos equipos de la ciudad. ¡Ay abuelo si levantaras la cabeza...!
Al final del paseo, un estornudo oportunísimo me hizo recibir el piropo sevillano y simpático de un cochero que sacaba brillo al farol de su coche, ante la atenta mirada de su resignado caballo.
Es una maravilla vivir en Sevilla, ¿cómo voy a tener sindome post-sanluqueño?

9 comentarios:

  1. da gusto leerla, enhorabuena por vivir en sevilla

    ResponderEliminar
  2. Pordio Reyes, en Sanlucar se esta de miedo pero Sevilla..........., ¿qué quieres que te diga?
    ¿A que la Virgen no te he reñido por no venir el quince?, ya te lo dije, tiene con nosotros pasión de Madre.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Querida, qué bonita y tierna entrada. Me alegra mucho verte de nuevo por aquí.

    Un beso, mi querida Dama.

    ResponderEliminar
  4. Veo a Mariano muy bien, se le ve alegre de volver a encontrarse con su dueña. Bienvenida, querida Dama.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida a las calores de nuestra Sevilla, mi querida Dama. Ahí va una manzanilla helada y una tapita de queso viejo, del que se desmorona.

    Ya sabes, uvas y queso saben a besos.

    ResponderEliminar
  6. ¿La peli de la Fnac era Heavy Metal?

    ResponderEliminar
  7. La hija de Ryan, Heavy Metal está en camino.

    ResponderEliminar
  8. Bienvenida a casa, si bien Sanlúcar, y espero que por esto no se me moleste nadie, es simplemente como ambiar de barrio de Sevilla por unos días.

    ResponderEliminar