miércoles, 11 de noviembre de 2009

El bosque de andamios

Un bosque de andamios era lo que todos teníamos ayer en la mente. Yo me acordaba del cuadro junto a Santa Lucía lleno de ojitos de plata, ofrendas por favores recibidos, del azulejo de fuera, frente al antiguo "Bar Virgen de las Lágrimas", ahora, "La Giganta", en cuya esquina mi primo aparcaba su vespino en las noches de ensayo de costalero, donde la Santa, como la conocemos los parroquianos, portaba en una bandeja sus ojos y que yo siempre creí, cosa de niños y de madres bondadosas que eran dos huevos fritos. Recordaba las noches entre plata, tarni shield, papas fritas de San Román, cangrejo y tremendo, los montajes de los pasos, los mejores momentos de mi vida de cofrade, sin duda. Mi romántica e íntima cofradía cada Jueves Santo, día grande del año de quien os escribe. La palmera y la torre del antiguo Alminar junto a esa puerta que sólo se abre para que salgan los nazarenos, el belén siempre montado, el monaguillo que pide con cara de inocente y que más de uno casi se lleva por delante, el sagrario, su joya, la joya de Sevilla. La señora con la rueca y la palma que corona la linterna y que da nombre al templo era la diosa de mi niñez, como he contado alguna vez, la imagen de la azotea que llevo en mi corazón. Sus calles aledañas, El Rinconcillo, los futbolines de la señora, Almacenes Pérez, el 6'40, las bellotas de San Pedro, Amalia, el cine Apolo. Todo es Santa Catalina. Ayer, no cabía en mí de felicidad cuando desde dentro pude dar cuenta de que por fin, Santa Catalina ya es un bosque de andamios.

(Gracias a Punto Radio por la oportunidad de vivirlo y transmitirlo)

15 comentarios:

  1. Recuerdo ese bosque, de andamios, desanimado desde un día que tuve la oportunidad de entrar en santa Catalina.
    Si ha cobrado vida ya, me alegro por todos los sevillanos y principalmente por los vecinos de esa collación.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. pues que sea enhorabuena, ya se sabe, nunca es tarde si la dicha es buena.

    Un beso desde Granada

    ResponderEliminar
  3. Y muy bien que lo contaste para Protagonistas de Punto Radio. Leyendo estas líneas, me traslado a ese momento en el que tu narrabas por teléfono el estado de ese bosque de andamios que más pronto que tarde, volverá a ser una de las iglesias más bonitas de nuestra Sevilla. En tu voz nerviosa, se dejaban ver las emociones que afloraban contando a todos los sevillanos lo que tenías a tu alrrededor. Y yo mientras, en la sala del control de Punto Radio disfrutando del momento. Recuerdo que le dije al técnico Antonio, de las descripciones más bonitas que he escuchado.

    ResponderEliminar
  4. Jorge, eso mismo me dijeron al acabar la entrevista.
    Gracias por emocionarte con mis emociones, pero es que estar allí fue muy especial.
    Un beso, artista.

    ResponderEliminar
  5. Qué fortaleza la tuya, conteniendo la emoción, para que la voz no delatase el tembleque que tenías.

    Pero,para emoción, la que embargaba tus ojos y me caló.

    ¡vaya estreno cofrade el mío!
    Nunca te lo agradeceré bastante.

    campanilla.

    ResponderEliminar
  6. Qué noticia más buena, habrá que pasarse por el Tremendo a celebralo.

    ¡Almacenes Pérez! Mi madre era cliente habitual hasta que cerró. Recuerdo que había allí un dependiente que era igualito a Chinarro el de los Payasos de la tele.

    Ese Jorge bético!!

    ResponderEliminar
  7. Esa collación de San Román-Santa Catalina de tu adolescencia es la misma que la de mi niñez. Me encanta y me emociona leerte cada vez que la describes.

    Qué gran noticia la de ayer. Enhorabuena a todos.

    ResponderEliminar
  8. Ole ahí el arte de mi Sevilla. Está claro que sigue latiendo.

    Un abrazo

    Jesús Domínguez

    ResponderEliminar
  9. Hay mucha sinceridad en tus palabras.

    Tantos recuerdos contenidos en un pequeño párrafo. Una vida en palabras.

    Un besazo de un amigo.

    ResponderEliminar
  10. Ah, se me olvidaba. Dime cómo puedo volver a oir esas frases en Punto Radio.

    ResponderEliminar
  11. Sevilla Eterna.
    Un abrazo a todos. Y a todas, por aquello de la corrección política.

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, ¿qué camarero conocido "sirvió" en el seis cuarenta?

    ResponderEliminar
  13. Esa me la sé. Fernandito del Rinconcillo, y eso que no conocí el 6,40, al menos con uso de razón.

    ResponderEliminar