martes, 1 de febrero de 2011

Intentando hacer Betis

Se trata de hacer Betis en estos difíciles tiempos para el manquepierda. Alfonso Jaramillo, leyenda viva del beticismo, lleva toda su vida haciéndolo. Ayer estuve con él en el Villamarín, en su casa, la que tanto sabe de su beticismo, cuando presentaba la historia de sus vivencias encerradas en trece barras.

Este señor me enseñó a hacer Betis hace tiempo. Cierto día me oyó quejarme de la poca ilusión que tenía mi hijo por venir al Betis cada domingo. Corrían tiempos oscuros y todavía el sol que nos ha traído la sra. Jueza, no había comentado a despuntar por la ciudad del mismo nombre y ahí quedo la cosa, de momento.

Volví a coincidir con él una noche. Me pidió conocer a mi hijo. Le sentó frente a él y habló de lo grande que es el Betis y lo difícil que es comprenderlo, seguirlo y admirarlo. Él, con sus ojos de niño, lo escuchaba atentamente mirándole fijamente. Supo transmitirle su experiencia verdiblanca. Esa conversación, no la olvidó. Supo hacer Betis.

Días después recibí una carta a nombre de mi hijo en cuyo remite figuraba el nombre de Don Alfonso Jaramillo. Por su tacto supe que venía cargada de sentimiento. La abrió y me dijo que el señor del número 2, porque se le grabó que era el señor numero2, le había mandado una foto de un equipo del Betis en blanco y negro, junto con una carta donde le explicaba, con letras de mecanografía, llena de saltos corregidos con tippex, la historia del Real Betis que él había conocido. Fallos en letras que me parecían emotivos y llenos de una ternura inmensos y que daban cariñosamente la sensación de que quien lo escribía ya está bajo la cruel cobija de la edad y de la sabiduría que ofrece la experiencia. Me demostraba por primera vez, qué era hacer Betis.

A mi hijo, que no comprende todo lo que pasa con lo institucional, yo le cuento mi particular historia para hacer Betis. Aquella que a mi padre y a mi nos citaba, con la taquilla ovalada que había en Gol Sur cada domingo para comprar la entrada. Antes tomábamos café en Avelino, y me compraba pipas en el kiosco de la misma plaza. Después se colocaba detrás mía para que nadie me molestase en la bulla durante el partido. Yo le digo a mi hijo lo que significaba llegar a nuestro sitio, levantar la vista y buscar, sobre la hierba, al futbolista que calentaba con sus medias bajadas corriendo con esa manera suya tan particular. Ese que siempre le digo que no he visto a nadie jugar mejor al fútbol vestido de verde y blanco y él se ríe, pero yo intento hacer Betis.

Ahora que celebramos que el Real Betis Balompié es libre y que su futuro, su difícil futuro por obra y gracia de quien nos entregó un Betis libre, en primera y de ustedes... por fín está en manos de béticos de verdad, me vuelve la emoción de aquellos inolvidables años, de aquellos diez años en la vieja grada de Gol Sur y a mi hijo también, esa ilusión que le transmite la gente que siente al Betis correr por la dermis, esa emoción mezcla perfecta entre orgullo y beticismo, los ingredientes perfectos para los que intentamos hacer Betis.


8 comentarios:

  1. (Que ya no me importa salir en las fotos... aunque lleve un botón desabrochado y todo. Creo que ya no habrá nadie que no me haya puesto cara...)

    ResponderEliminar
  2. Don Alfonso Jaramillo...palabras mayores, hay que descubrirse con respeto, cariño y admiración. Y viva mi Betis bueno...¡¡manquepierda!!

    Excepcional entrada, querida mía.

    Y, ya que estoy, emocionante tu dedicatoria en tu libro...en mi libro leído del tirón.

    Besos, mi querida Dama.

    ResponderEliminar
  3. Es como si fuera un abuelo de todos un hombre al que la fuerza negra y potente de la momia vieja no ha podido vencer.
    Besos
    PD: He pensado lo mismo al ver la foto
    Lola

    ResponderEliminar
  4. Dos cosas, bueno tres. Una, buena entrada que demuestra el amor hacia un club de fútbol y que en realidad no es más que pequeñas cosas que van haciendo un montón ¿qué digo montón? ¡una montaña que nos cubre! de vivencias sentidas, y ya se sabe, ¡soy lo que siento! luego... ¡eres Betis!. Dos, cuando recibiste el premio, quise verte, hasta entonces ni lo había pensado, lógicamente te vi en un diario de Sevilla. Y tres, Lo del anonimato, tiene su sentido, pero llegado el momento dar la cara, mejor dicho, mostrarla, también lo tiene.
    Saludos
    ¿Es posible comprar tu libro en Madrid?

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a los dos y a uno de los dos, jajaja.

    Juanma, la dedicatoria es la que te mereces, ni más ni menos. Siento haberte hecho esperar, ya sabes como son los teléfonos...
    Lola... momia vieja, buena definición.
    Y a Rafa, se puede comprar vía web, www.lamaquinachina.com
    Ojalá pudiéramos conocernos personalmente. Si alguna vez fuese a Madrid, te llevaré una bufanda de mi Betis.

    Besos a los tres y a D. Alfonso.

    ResponderEliminar
  7. Buenos días querida Reyes.El gran Alfonso Jaramillo, toda una vida haciendo TRIANA y por supuesto, haciendo BETIS.Y a ti que te digo, que ya intuía tu rostro, y que en cada entrada que nombras a su Majestad, en cada palabra, en cada una de las letras cuando tecleas Betis, se siente la emoción que corre por tus venas, tu también haces BETIS amiga DAMA, BETIS de verdad, del autentico, del que llena las gradas cada partido, y se entrega con el corazón, unas veces por mucho, BARCA, y otras por tan poco, GRANÁ, pero siempre esta hay.Perdona la extensión y recibe un fuerte beso de tu amigo.

    ResponderEliminar