domingo, 19 de noviembre de 2006

Ritual


Se agarra fuerte de mi mano al entrar en la Iglesia. Nos sentamos frente a Ella durante un ratito; ya no le da miedo como otros años que se quedaba sentado y ya se acerca conmigo.
Entonces le repito la misma frase de todos los años: "Mírala bien a los ojos, ahora que la tenemos tan cerca..."
Al salir va más contento con la foto que le han regalado.
Un año más se repite el ritual de Noviembre en San Juan de la Palma.
Ojalá sea para él lo mismo que para mí.

12 comentarios:

  1. Aun so pena de tener la rodilla encallecida
    envidio a esos angeles ceriferarios
    No por ser de plata,
    sino por dar luz a la luz
    ¿ podemos dar luz a la luz verdadera?

    Soñare con esos sueños ya imposibles...
    de mis carencias, pues nunca la pude besar
    de mi niñez, pues nunca la tuve presente
    Aun conociéndola ¿ harias el favor de presentarmela algun dia?

    Aun espero, poder sentirme adoptado, bajo su protección
    Huérfano me quedo sin esas manos,sin poder besarlas,
    Mis secos labios del alma, quiza indignos, sueñan cada noche
    con su marca, con su sello,
    y aun me atrevo más al esperar,
    que en el postrer día de mi vida
    ella, al acercarme, me acaricie.


    http://est-veritas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Si hermoso es visitarla cada año, aún más debe serlo de la forma y manera en que cuentas que lo viviste ayer.
    Creo que esta semana vamos a escribir sobre lo mismo...

    ResponderEliminar
  3. No le cierres demasiado el mundo que sea capaz de ver por si mismo, no se lo abras demasiado no vaya a ser que el resplandor le ciegue. Déjale siempre una puerta abierta para que pueda salir o entrar si es su voluntad.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Magnífico este noviembre sevillano para visitar a nuestras dolorosas de luto.
    Este texto que has escrito me recuerda a un artículo de Antonio Burgos de los que te pone el vello de punta. (http://www.antonioburgos.com/antologia/semana_santa/recuadros/ssnazareno.html)

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito, verdaderamente pone los pelos de punta.
    A los niños hay que dejarlos ser ellos mismos, pero también hay que dejarles tus tradiciones, cuando se hagan mayores, que decidan.
    Me hace tremendamente feliz compartir estos momentos con mi niño, como me lo hacían mi padre a mí.

    ResponderEliminar
  6. Por supuesto, querida "dama". Te voy a confesar que uno de las alegrías más grandes que te esperan es cuando descubres que aprendes de ellos. Yo tengo esa suerte. Mis hijos, ya mayores (33 y 29) me enseñan más de lo que yo nunca hubiera podido esperar. Uno de ellos, el mayor, es mi abastecedor de libros. No te puedes imaginar lo afortunado que soy, hasta ahora TODO lo que me ha recomendado ha sido muy acertado.

    ResponderEliminar
  7. Tienes "enchufe" con Paco Robles, siempre te lee tu comentario en el programa... jejeje.

    ResponderEliminar
  8. Pues tienes razón, por cierto, maese: ¿Leistes lo que escribí de Ruibal?

    ResponderEliminar
  9. Sí, lo leí. Tuvo que ser un concierto genial, desde luego el cartel era inmejorable.
    Yo nunca he visto a Ruibal en directo porque apenas hay publicidad de sus conciertos cuando viene a tocar a Sevilla.
    Por cierto, he visto la película "Borat" cuyo protagonista es clavadito a Javier Ruibal pero con 20 años menos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Alguien pone en duda que al final, los padres siempre aprenden más y mejores cosas de los hijos?
    Ser padre es el cuarto ciclo.

    Siempre estoy pensando en personas en condiciones, claro.

    ResponderEliminar
  11. Muy entrañable esta escena, escueta pero intensa. Algún día él irá por su cuenta y verá en sus ojos los tuyos.

    ResponderEliminar