domingo, 26 de noviembre de 2006

¿El último tren?


Delante de aquellas cincuenta preguntas me preguntaba si no sería el último tren que pasaba por mi vida.
Estaba tan nerviosa y era tanto lo que me jugaba que espero haber subido por lo menos en el vagón de cola.
Aún puedo coger otros, lo que no puedo es seguir donde estoy, como Penélope, la del bolso de piel marrón y los zapatitos de tacón, que se quedó sentada en la estación.

16 comentarios:

  1. Este texto rebosa misterio por todos lados...
    ¿Quiénes son esas cincuenta personas? ¿cuál sería el tren? ¿llegó nuestra dama a subirse aunque fuera en el vagón de cola?

    ResponderEliminar
  2. Querido maese, eran cincuenta preguntas y el tren circulaba por vías laborales...
    Si llegué a subir al vagón de cola lo sabré en breve.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Joder, como estoy... leí "cincuenta personas" jajajaja.
    Suerte y que en vez del vagón de cola sea en clase VIP.

    ResponderEliminar
  4. Estás mas nervioso que yo el día de autos leyendo...
    ¿Vistes el programa de Triana?

    ResponderEliminar
  5. No pude por problemas técnicos. Tuve que grabarlo porque no estaba en casa y no hice bien la conexión entre el decodificador y el vídeo.
    ¿Sabes si lo repiten?

    Otra recomendación musical: el nuevo cd de Javier Calamaro llamado Villavicio. Es una colección de tangos argentinos, algunos clásicos y otros compuestos por él. Me encantan los tangos, sobre todo esas letras tan tristes y desgarradoras.

    ResponderEliminar
  6. No lo repiten, y también tuve problemas con el vídeo. En E mule te puedes bajar algo, pero no se ve bien.
    Siento decirte que estuvo muy bien, incluso lloré.

    ResponderEliminar
  7. Los trenes de trabajo no tienen tanta inercia como los de la vida...
    Te montas y te bajas, sin pegarte la gorda...

    ResponderEliminar
  8. Tienes toda la razón, querido eresmi cruz, de alguno de la vida me he tirado en marcha...

    ResponderEliminar
  9. No intente volver a cogerlos que se queda sin brazos...

    ResponderEliminar
  10. Esto de los trenes laborales es complicado y mas cuando tienes niños pequeños. Ojala te vaya bien en tu nuevo viaje. Suerte

    ResponderEliminar
  11. No existe tal cosa como 'el último tren' para nadie --salvo que estés tumbada en las vías-- y cuando uno pasa, otro llega.

    Suerte.

    ResponderEliminar
  12. ¡Partamos tú y yo cerrajero!
    ¡Contigo a mi lado no habrá cinturón de castidad que se me resista!
    Ves como eres un sentimental...
    anda acéptame ese beso que no me dejaste en tu blog... porfi de los porfis... si más allá de la porquería política eres un cacho pan... osito mío.

    ResponderEliminar
  13. Uy, por Dios, como está la cosa, voy a cambiar de tema...

    ResponderEliminar
  14. Vaya como está el patio, anda Dama pon otro tema que éste está que arde... jejeje

    ResponderEliminar