jueves, 25 de enero de 2007

¡Diga perejil, carajo!


-¿Es verdad lo del perejil, Su Excelencia?, ¿que para distinguir a dominicanos de haitianos se hacía decir a los negros perejil? ¿y que a los que no la pronunciaban bien les cortaban la cabeza?

27 comentarios:

  1. Me encuentro absolutamente atrapada por Vargas LLosa y su fiesta del chivo.
    Alguien me dijo en una ocasión que era un libro muy duro, y cierto es, la lectura es dolorosa, pero al mismo tiempo fascinante.
    Todo el que va a Punta Cana de vacaciones debería de leerlo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y el que no piensa ir ni regalao?...
    También supongo...

    ResponderEliminar
  3. Me regalaron ese libro justo después de volver de la Rep. Dominicana, pero todavía no he le hincado el diente, digo el ojo.

    Yo estuve en la Rep. Dominicana, pero no en un "resort" de esos donde te lo ponen todo por delante y da igual que estés en Cuba, México o Puerto Rico porque ni te enteras del pais donde estás ya que la gente no sale de allí.
    Estuve con un amigo dominicano viviendo en casa de su madre y viajando todo lo que pude. Conocí la verdadera Rep. Dominicana, sus gentes, sus pueblos, sus paisajes, sus playas, su comida, su cerveza (Presidente, esta rica bien fría) y sólo puedo decir que fue una experiencia magnífica. La gente es maravillosa y estoy seguro de que algún día volveré pero no a un "resort", por supuesto.

    ResponderEliminar
  4. Lo mismo pienso yo, sólo he cruzado el charco para ir a La Habana, pero de "todoincluido" paso olímpicamente, para ver playas solitarias y maravillosas me voy a Zahara.
    Maese, el libro lo empecé el lunes, y ya me quedan menos de 100 páginas.

    ResponderEliminar
  5. Yo es que no entiendo eso de irse a un pais a meterse en un "resort" y no salir para nada. Si quieres hacer eso hay muy buenos hoteles "todoincluido" en España y no hay que pegarse el palizón de vuelo de ocho horas; que a la ida se aguanta, pero a la vuelta, al menos a mí, se me hizo eterno.

    ¿A ti no te ha pasado eso de tener un libro e ir dejándolo, dejándolo...? Eso me ha pasado a mí con La Fiesta del Chivo que lo tengo desde el año 2000, pero ya caerá.

    El pueblo celebra
    con gran estusiasmo
    la Fiesta del Chivo
    el treinta de mayo

    ResponderEliminar
  6. No me hablen de literatura hispanoamericana que llevo varios días liao con ella y los que me quedan.....

    ResponderEliminar
  7. Este libro lo tengo desde el 2000 también, lo empecé y lo dejé en el tercer capítulo, y ahora al retomarlo, vuelvo a leer lo leido.
    La verdad es que al principio te cuesta, pero una vez lo encaminas te lo llevas hasta al trabajo, como hago yo.
    Con el que no he podido es con los pilares de la tierra.
    No hay manera...
    Leer a latinoamericanos como García Márquez, Bolaños o Neruda para mí son autenticos placeres.

    ResponderEliminar
  8. FUERA PUNTA CANA, como mucho punta candor. Lo mismo va a ser un todo incluido de esos del caribe (yo no bebo, ya ves tu), que una semanita en Bolonia tranquilo, con tus amigos pescando.
    Por cierto que vaya violencia, dama no te van esos temas tan violentos,

    ResponderEliminar
  9. SORPRESA: ALGUIEN DIJO ¿BOLALO?, QUIEN ESE?

    ResponderEliminar
  10. PERDON BOLAÑO, ¿que es un futbolista?

    ResponderEliminar
  11. Querido usuario anónimo:
    Roberto Bolaño fué un ecritor chileno (falleció en Barcelona hace poco) que escribió entre otras, la novela 2666, la cual dejó inacabada, o la Estrella Distante, entre otras.
    Sufrió el regimen de Pinochet y pasó muchos penares para que alguien como vos acabe confundiendolo con un futbolista.

    ResponderEliminar
  12. ¿Me imagino que sabrá que García Márquez no es un delantero centro de la Sampdoria?

    ResponderEliminar
  13. Pues yo el libro de Los pilares de la tierra me lo chupé en la playa en una semana. Creía también al principio que no me lo leería en la vida pero me lo cargué enterito. Eso sí, leyendo a todas horas, en la playa, en la terraza, en el WC of course, en fin por todos los sitios.Para mi, es uno de los mejores libros que he leído últimamente. El problema que se puede encontrar uno al leerlo es que debido a su extensión creo que hay que dejarlo para los períodos vacacionales (coño, que bien me ha salido) para leerlo del tirón y relajado.

    ResponderEliminar
  14. Eso es lo que todo el mundo me dice, pero me cuesta la vida.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  16. Me acaban de regalar Kafka en la orilla de... (un segundo que voy a leerlo) Haruki Murakami.
    Le hincaré el diente dentro de poco porque ahora estoy terminando El quinto día de Frank Schätzing, una novela de más de 900 páginas que ha arrasado en Alemania, que se lee fácil y me está resultando bastante entretenida.

    ¿Alguien ha leído Kafka en al orilla o algún otro libro del autor?

    ResponderEliminar
  17. Dama yo creía que Bolaños era nuestro dentista.

    ResponderEliminar
  18. Nuestro dentista es Bolaños con S, el otro es sin S.
    Maese, no he leido a Kafka, y debería de hacerlo, así que no le puedo aconsejar al respecto.
    ¿De qué va la novela alemana?, suelo leer aquello que me recomiendan, y si está bien, voy a por ella.
    Ya me terminé la fiesta del Chivo, ayer, se me ha quedado marcada muy especialmente, ha sido uno de los libros más duros que he leido jamás.

    ResponderEliminar
  19. Vamos a ver, que no me han entendido.
    Me han regalado el libro "Kafka en la orilla" del escritor japonés Haruki Murakami.
    Y preguntaba por aquí si alguien había leído este libro a algún otro de este autor japonés.

    De kafka sólo he leído "La metamorfosis" y me gustó, aunque hay que meterse en situación porque no es un libro fácil.

    "El quinto día" trata sobre una serie de anomalías ocurridas en los mares que acaban tornándose en catástrofes de magnitudes bíblicas y la posterior investigación de los hechos por parte de científicos de todo el mundo. No es literatura de Nobel, pero el libro engancha y se pasa bien leyéndolo.

    Y hablando de libros "duros" yo apuntaría Ensayo sobre la ceguera de José Saramago. Libro duro tanto en la forma como en el fondo, aunque magistral.

    ResponderEliminar
  20. Hola, fui yo el que te dijo que el libro era duro de narices. No te quiero estrropear el final, pero hay páginas terroríficas que me produjeron pesadillas nada más que pensar sobre lo que allí se describía.

    ResponderEliminar
  21. Ya te recuerdo, y efectivamente lo peor es el final, lo del guiso de carne espeluznante, y la tragedia de la protagonista, que pasó un calvario.
    Pero me ha gustado muchísimo.
    Maese, perdón, pero no le he entendido, Kafka, obviamente, no escribió nada llamado así, pero es que no he leido nada "a cerca de" ni "de " Frank Kafka.
    Gracias por la sintesis de el libro alemán, ya lo he anotado entre los... ¿y ahora que puedo leer?

    ResponderEliminar
  22. Se me olvidaba, Leí "La caverna" de Saramago y lo pasé regulín, ya que tengo un poco de claustrofobia y me agobiaba con muchas situaciones.
    También me gustó, pero no mucho. El ensayo sobre la ceguera lo tengo, pero pendiente.

    ResponderEliminar
  23. En el post del 27 de Diciembre te recomendé CUATRO!. Y si quieres leer poesía de la que me gusta, lee a Kavafis.

    ResponderEliminar
  24. Ya los tengo en mi lista de: ¿y ahora que puedo leer?, desde el 27 de diciembre.
    Piense que el de Eva Díaz lo leí por su precisa recomendación.
    La poesía no es lo mío, no me gusta mucho.
    Gracias una vez mas.

    ResponderEliminar
  25. Yo tampoco soy aficionado a la poesía, pero el texto más impresionante escrito sobre la Semana Santa es un poema de Rafael Montesinos: El rito y la regla. Un texto escrito en el "exilio" donde el poeta expresa su añoranza de Sevilla en Semana Santa.

    Rafael Montesinos: "El rito y la regla"
    Para Antonio Burgos

    En el patio, mi padre, con su túnica
    negra, en la madrugada más profunda
    de la clarísima ciudad, se ha puesto
    solemnemente el negro capirote.

    Silencioso es el rito, no aprendido,
    sino heredado, yéndole en la sangre,
    pues los siglos se ven hasta en la forma
    de sujetarse el antifaz al rostro.

    (Y silencioso y sin hablar con nadie,
    el nazareno escogerá el camino
    más corto...)

    Oh padre mío,
    cuánto silencio hay en este Viernes
    tan lejos de mi vida,
    cerrada para siempre la cancela
    que a nadie espera ya.

    Hoy la memoria escoge
    el camino más corto para herirme.

    (Viernes del 82)
    Rafael Montesinos


    Hoy la memoria escoge
    el camino más corto para herirme... Impresionante.

    ResponderEliminar
  26. Ahí va otra de la misma pluma:
    He vivido cuatro días,
    tres no fueron sevillanos,
    llevadme a la tierra mía.

    ResponderEliminar