domingo, 18 de febrero de 2007

La mejor Semana Santa

Vuelvo a mi Hermandad para un acto puntual. Volvemos a vernos todos los que formamos aquel grupo joven que tanto disfrutó de la Semana Santa y que tan buenos ratos pasó con las manos negras de "tarni shield" y los concursos de cultura cofrade.
Algunos forman parte de la actual Hermandad, otros solo la frecuentan en días puntuales. Gracias a todos porque en su compañía viví una de las mejores etapas de mi vida.

15 comentarios:

  1. Son hermosos esos recuerdos, cuando llegados días puntuales vuelvesal lugar que tanto frecuentaste.
    Por cierto yo también acudí hoy a tu hermandad. Qué lamentable la actitud de ciertos curas no permitiendo que los cultos luzcan como siempre lucieron...

    ResponderEliminar
  2. Peaso de hermandad, por ciert; y no lo digo porque sea la mía; jajaja

    ResponderEliminar
  3. Si mi olfato sevillano no me falla, el misterio de tu hermandad es una de las cimas del arte de Roldán y su taller. Verlo expuesto en El Salvador en 1992 fue una de las revelaciones que me hicieron volver para conocer la Semana Santa. Y ya van nueve años.

    ResponderEliminar
  4. En efecto, querido Carlos, los ángeles de las esquinas del paso de la Roldana, son una joya, el Cristo de Roldán y el manto de la Virgen cuando sea restaurado será otra joya.
    Lo del cura, pregonero, no tiene nombre.
    Sinceramente, no me gustó nada como estaba montado, era tristísimo.

    ResponderEliminar
  5. Perdón, pero es que he descubierto un poco tarde el blog y todavía hay cosas que se me escapan. ¿Estamos hablando de los Caballos? Si es así, gran Hermandad. Si no, decidme cuál es para poder juzgarla.

    ResponderEliminar
  6. Efectivamente Vicente, se trata de los Caballos.

    ResponderEliminar
  7. Que de toda la vida se ha llamado Santa Catalina... lo de los caballos es como más ochentoide, me da a mí que es algo así ¿o no Dama?.

    ResponderEliminar
  8. No sé como se habrá llamado de toda la vida, pero la verdad es que me gusta más lo de los Caballos o los Caballos de Santa Catalina que lo de la Exaltación, aunque quizás esto último sea lo más correcto.

    ResponderEliminar
  9. A mí, estimado pregonero, lo de los caballos me sigue sonando a Seat 124, y como algún colega suyo diría "Cómo van a ser las bestias las protagonistas en un misterio que nos trae el mensaje de salvación de Cristo Exaltado en la Cruz"... y ahí llevan razón.

    Por cierto Dama, ¿sabría decirme con sinceridad cuál es el problema mecánico que le quita gran parte de la TENSIÓN dramática a la citada escena de la Exaltación?

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. He de deciros que soy de Santa Catalina, eso de los Caballos aparte de levantar ampollas en mas de un fervoroso hermano, también me suena a "seat 124".
    Y mis gustos cofrades son algo peculiares: Mi Hermandad, Santa Catalina, y mi Virgen, mi devoción y mi apoteosis cofrade, La Amargura.
    En cuanto a lo de la Tensión, no se exactamente si te refieres al cómo está diseñada la colocación de la cruz o a la composición del paso que presenta multitud de opciones según los gustos.
    Ambas cosas serán un placer aclarartelas.

    ResponderEliminar
  12. Pues nada, para que nadie se moleste a partir de ahora Santa Catalina, que además suena una jartá de rancio, como debe ser.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Dama, me refería a que las cuerdas con las que tiran los sayones de la cruz nunca van tensas.
    Es lo que se llama una coacción externa de ligadura... vamos, que en una levantá, o el sayón o el Cristo Exhaltado, uno de los dos...
    se queda manco.

    ResponderEliminar