miércoles, 21 de marzo de 2007

Mís Vísperas


La noche era perfecta, blancura de paz y plata en la oscuridad bajo un cielo estrellado donde la Virgen suavemente se mecía con las notas de un trompeta que la brisa del parque traía desde una de las torres de la Plaza de España.
Levantaron al cielo en el momento exacto en que la banda completaba la marcha, para deleite de la multitud que en ese momento vivía y sentía uno de esos momentos que se guardan para siempre en la Semana Santa de cada uno.
Recordarlos son mis vísperas.
Para delporvenir, con afecto.

11 comentarios:

  1. Recuerdo vivir aquel mágico instante aquel Domingo de Resurrección último en que la Paz regresó desde la Catedral.

    ResponderEliminar
  2. Vamos a ver como me explico. Vaya por delante mi mayor agradecimiento agradecimiento por el detalle.
    He tenido la suerte de ocupar puestos muy diversos en mi cofradía y aunque, como yo digo, mi puesto es un cirio en el paso del Señor de la Victoria, también he salido en el palio, he tenido la inmensa dicha un año de salir en una de sus maniguetas, con eso lo digo todo, he vivido muy de cerca varios años ese momento tan especial.
    El paso por la Plaza de España es un sueño para nuestra cofradía, se unen el Parque (nuestro Parque), la música, la noche, la gente del barrio que ya sale a esperarnos, por allí suelo encontrarme a mis padres en un momento que es muy especial para mí.
    Ahora bien, aún más mágico para mí es el paso a la intimidad que la cofradía experimenta cuando sigue hacia la Glorieta de Covadonga, la oscuridad completa por delante del Pabellón de la Telefónica y la entrada en nuestro barrio por las calles Brasil y Santa Rosa. Es como si Sevilla en muchedumbre nos acompañase hasta la Torre Sur y a partir de ahí nos dejase con la gente del barrio, las caras empizan a ser conocidas, las familias empiezan a acercarse a sus nazarenos. Es un cambio sustancial cuando estamos de vuelta al Porvenir.
    De nuevo gracias.

    ResponderEliminar
  3. Hay veces, que uno se plante la posibilidad de tomarse un año sabático en su estación de penitencia para poder disfrutar del Domingo de Ramos (o Jueves Santo).
    Asi que, cómo sigas escribiendo cosas como esta, que debe ser un momento maravilloso...

    ResponderEliminar
  4. Ya queda menos para que desde El Porvenir se escuchen esas puertas abrir, y la Paz (la tan siempre necesitada Paz) inunde las calles con su inmaculada blancura.

    Queridos amigos, solo queda el domingo del Pregón y el siguiente ya se verán Ramitas de olivo y Palmas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Eso fue un Domingo de Ramos que
    no se ha vuelto a repetir, ya que sale mi Virgen y no me despego del palio desde Cuna hasta que dobla a Santa Angela de la Cruz, ese año surgió, llegué casi corriendo con los ciriales llegando y me volví al centro del mismo modo.
    Suelo ver la Paz de día, por el mismo sitio, con muchas ganas de Semana Santa.
    Pero esa noche nunca la olvidaré.

    ResponderEliminar
  6. Hay una idea circulando, los que la apoyan pretenden solicitar al Ayuntamiento la creación de un procesionódromo. No sé que os parece

    ResponderEliminar
  7. manolito campana (antes anónimo) deja de dar la vara macho24 de marzo de 2007, 12:47

    Creo que es más necesario la creación de un tontódromo.

    ResponderEliminar
  8. Cierto es. Es muy necesario

    ResponderEliminar
  9. Soy tontito y me meto en los blogs de los demás25 de marzo de 2007, 12:54

    Pues ya sabes donde tienes que ir.

    ResponderEliminar
  10. Cuando era pequeño, me iba con mis tías y mis hermanos a ver la Paz por el parque. Incluso alguna vez nos adentrábamos en el barrio hasta casi la iglesia.

    Si nos encontrábamos a algún nazareno de otra cofradía por el camino, me enfadaba, porque yo quería que el primer nazareno que viera en Semana Santa fuera de la Paz.

    Así sucedió durante muchos años.

    ResponderEliminar
  11. METERSE EN ESTE BLOG http://hermanosdesevilla.blogspot.com grandisimooooooooo

    ResponderEliminar