lunes, 17 de septiembre de 2007

Mi colegial


Ya estaba despierto esta mañana antes de que le llamase. Cuando le dejé en su fila en su primer día en su nuevo colegio con su maleta al hombro, su sonrisa luminosa y su manita diciéndome adiós recordé como parece que fue ayer cuando su hermano, el aspirante a periodista, estaba en el mismo lugar de él, que el tiempo pasa inevitablemente para nosotros, y que para ellos no ha hecho mas que empezar.

21 comentarios:

  1. Yo he llorado como una tonta cuando he dejado a los pequeños en la "guarde". Menos mal que ibamos los dos porque de no ser por él, me los traigo de vuelta.
    Y ellos tan contentos.

    ResponderEliminar
  2. Primer día de guarde del más pequeño. Me he convertido en un Nazareno del silencio: nada de volver la vista atrás...y emoción contenida

    ResponderEliminar
  3. Que no dariemos por volver a esos años de infancia, donde la mayor preocupación es tener que separarte de tus padres en el primer día de colegio.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Qué mal se pasa. Yo soy novato y el jueves fue mi primera vez.
    Estoy deprimido desde entonces...
    uno lo único que le pide para sí al que está arriba es estar a la altura de sus hijos...
    pero esto de no poder saber qué pasa en la guardería de puertas para dentro es algo malísimo...
    ¿hay guardes con cámaragüé?

    ResponderEliminar
  6. Jejejeje... cuanto primerizo por aquí...

    ...pues no les digo ná de la cantidad de "primeras veces" que les quedan que aguantar...!!!

    Y ya para colmo, imagínense entonces la primera vez que su hija se vaya a currar por ahí fuera, y estén meses sin verla... y todavía más imagínense cuando se hija se eche novio por ese ahí fuera donde curra y se enteren ustedes que anda buscando casa para establecerse...

    ...Y ríanse de la primera guardería...!

    ResponderEliminar
  7. A mi me "rescató" mi bisabuelo de la guardería.
    Afortunadamente pude disfrutar de él porque tuvo una vida longeva y sana hasta el final, cuando yo ya era mayor, y recuerdo mi infancia de su mano paseando por mi barrio.

    Mi madre decidió probar un día llevándome a la guardería, debido a que mi bisabuelo se hacía mayor, sin embargo cuando nos vímos y me puse a llorar más fuerte de lo que lo estaba haciendo hasta entonces, a moco tendido y desesperado en la ventana, entró en la guardería y, como ya he dicho anteriormente, me "rescató".
    Lo siguiente fue 'Parvulito', pero ahí entré sin problemas.

    Qué recuerdos.

    Un fuerte beso amiga Dama.

    ResponderEliminar
  8. Parece que hoy todos hablamos en nuestros blogs de lo mismo. El día que tenga a mi niña conmigo y la tenga que dejar sola en la guarde, me quedaré vigilando por la ventana o me disfrazaré de niño y me quedaré dentro.


    PD.: Muchas gracias, Dama, por tu comentario en mi ventana. Me sentí abrazado con él, te lo juro.

    ResponderEliminar
  9. Anda ya si estabais todos deseando que empezara el colegio para descansar de niños jajaja. Hombre cuando son chicos da penita pero ya de grandes...
    Yo recuerdo el primer día de guarde del futuro periodista, cuando fuimos a recogerlo, estaba agarrado a la baranda del patio y llorando cuando nos vio a todas en la puerta.

    ResponderEliminar
  10. Habrá cosa más rancia que una vuelta al cole??
    Ya me tocará volver a vivirla.

    ResponderEliminar
  11. Rascaviejas lo ha definido perfectamente.
    Y eso que empieza 1º de primaria, que ya ha salido de prescolar y guardería, que está acostumbrado por tener mamá currante y no llora, pero no puedo evitar sentir algo de pena...

    M. Andréu, gracias.
    Carrascus, el aspirante a periodista ya apunta maneras, con quince años y muchas ganas de "tó".
    Creo que lo peor está por llegar...

    ResponderEliminar
  12. Ofu como esta el patio de sensible, me haceis sentir como una estera de esparto, los niños al colegio, que es donde tienen que estar y "sanseacabó"

    ResponderEliminar
  13. El que quiere volver al cole soy yo pero la Consejera nos está puteando. Firmado: un interino

    ResponderEliminar
  14. Pues mi colegial tiene ya 13 añitos. El tío es listo, o lo era. Yo hasta el año pasado lo llevaba a las 8 de la mañana al colegio que está a cinco minutos andando de mi casa.

    Un día viene y me dice papá,¿puedo ir al cine con mis amigos en el autobús? Yo me dije, ésta es la mía. Niño, si tienes edad para ir solo al cine también para ir al colegio. Ea, se acabó para mi levantarme a las 7 de la mañana.

    He dicho.

    P.D. Con este mismo nos pegamos mi mujer y yo un lote de llorar cuando lo dejamos por primera vez en la guardería y el tío ni miró hacia atrás. O sea, la preocupación casi siempre es nuestra, no de ellos.

    ResponderEliminar
  15. Yo no lloré nunca por ir al colegio, ni a la guardería, de hecho, me gustaba. Y tampoco vi a mis padres muy afectados, la verdad. Al parvulario me llevaban porque estaba lejos, pero al colegio iba solito desde el primer día.

    ResponderEliminar
  16. Pues yo duré un día en la guardería, porque como le decía a mi abuela: "quería ir al colegio de las columnas". Me refería a Santo Tomás de Aquino, supongo que sabrás cuál es. Mi niño está en fase guarde y se lo pasa genial.

    Yo a veces me pongo a pensar y respiro el "aroma" del colegio...qué tiempos.

    Fdo.- Orfila

    ResponderEliminar
  17. Estimado Orfila: yo hice el Bachiller también en el Santo Tomás de Aquino. Mira que si al final nos conocemos y todo.

    ResponderEliminar
  18. Mi época de colegiala fue un desastre, por el Colegio, en el cual me sentía desplazada, y porque no se entendía como podía tener unas notas pésimas y ganar premios de redacción.
    Llegó la Escuela de Artes y Oficios...
    ¡Que maravilla!¡Que ambiente!

    ResponderEliminar
  19. Yo lo único que recuerdo de mi primer día de "parvulitos" (que palabra más rancia y bonita a la vez) es que me pegué un lote de llorar de los gordos. Era un cole en la calle trasera de mi casa, que sólo tenía dos aulas: la de los chicos y la de los mayores. Creo que ya no existe, su nombre: San Francisco Solano.

    ResponderEliminar
  20. Querido Vicente, yo estuve hasta 8º de EGB. Quizás nos conozcamos de vista, salí de allí en el 87 (creo), para irme al Velazquez.

    De cualquier forma, un abrazo.

    Fdo.- Orfila.

    ResponderEliminar
  21. ... y en esa "manita preciosa", que con su movimiento te dice su primer adiós .. él comenzará aprender con ilusión, con mucha ilusión .. Porque intuye, que aunque empiece a caminar por la alfombra de la vida ... hay otra preciosa y bella que llena de amor nunca le faltará ...
    Para tí Dama de sevillano nombre, por ser tan amable. Agradecido quedo. Saludos ... Benedetto

    ResponderEliminar