miércoles, 21 de noviembre de 2007

Chateando


Intenta tapar lo que escribe con el hombro, cuando no sabe que por mucho que lo intente nunca lo leería porque no entiendo su escritura, entre símbolos y abreviaturas. Cuando intento descifrarlo situándome disimuladamente detrás de él se enfada y me invita a que salga de escena, que le respete su intimidad, entonces recuerdo mis quince años, cuando para hablar de amores, de la manía del profesor o de lo malísimo que era nuestro padre que no nos dejaba llegar a las once y media siempre era cara a cara, en la calle, ya que por teléfono siempre estaba tu madre con su "cuelga ya" o toda tu familia en el salón viendo la televisión intentando enterarse, por muy bajito que hablaras, del nombre del niño que por aquel entonces te quitaba el sueño.
¡Como cambian los tiempos!

16 comentarios:

  1. Me siento muy identificada con todo lo que escribes, como si lo hiciera yo. Gracias, me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
  2. El juez Calatayud pide que los padres vigilen los teléfonos móviles y los aparatos tecnológicos de sus hijos; Bush pide vigilar la conducta de los hijos; los padres recurren a detectives para vigilar a sus hijos; las empresas de hardware y software no dejan de comercializar medios para espiar a los hijos… Los hijos siempre han sido y serán hijos, verdad, amiga Dama de sevillano nombre? Y parece que a usted y a mí no nos ha ido tan mal como hijos, ni nos va tan mal ahora como padres… Seguramente porque en nuestras familias respectivas, en vez de tanta queja y tanto grito en el cielo siempre estuvieron abiertos los canales de comunicación y la convivencia se basó en que los hijos sabían lo que estaba bien y lo que estaba mal cuando se lo veían hacer a sus padres. Todo es cuestión de educación personal. Yo me fío de mis hijos y les doy los márgenes que siempre me dieron a mí mis padres. Ya sé que eran otros tiempos y que la modernidad nos ha alcanzado, pero hay cosas que nunca cambiarán.

    ResponderEliminar
  3. Ser padre y madre es la unica carrera que no se estudia.Enhorabuena a todos los que teneis la buena suerte de tener hijos sensatos y que os corresponden.
    QUIEN QUIERA SER PADRE DEBE SABER QUE LA MAYOR RECOMPENSA VIENE DEL SACRIFICIO POR LOS HIJOS.Saludos

    ResponderEliminar
  4. pues si, mira si han cambiado los tiempos que hasta la madre tiene ahora un blog. Un magnífico blog.

    ResponderEliminar
  5. Es que si a mi me dicen, hace 5 años, que me iba a acercar a un teclado, no me lo creo.
    Carrascus, estoy en todo contigo.

    ResponderEliminar
  6. Tiene razón doña dama, eso de las abreviaturas por msn no lo controla ella mucho..., jaja!!
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  7. Dama, perdón por la intromisión, no sé si has visto estas fotos.

    http://www.galeon.com/juliodominguez/2007b/bmval.html

    Fdo. Orfila

    ResponderEliminar
  8. Amiguísimos todos:

    Los jóvenes siempre son una bendición, y si algunos son considerados un desastre, la culpa nunca será de ellos, más bien de los mayores que los moldeamos a fuego lento sin darnos cuenta.

    1BESO.

    ResponderEliminar
  9. Orfila, muchas gracias.
    Muchísimas gracias, de corazón por acordarte de mí a través de ella.

    ResponderEliminar
  10. También él tiene mucha suerte. La de tenerte a ti de madre.

    ResponderEliminar
  11. Cabezota, eso ha ido directamente al corazón...

    ResponderEliminar
  12. Dama, sabes que el que gasta las botas de fútbol más rápido que tú tus lápices, es un crack, un fenómeno.
    Por cierto, El juez Calatayud en una de sus entrevistas decía lo siguiente: "ES INCREÍBLE QUE NUESTROS HIJOS PUEDAN BEBER EN LA CALLE Y QUE SUS PADRES NO PUEDAN FUMAR EN SU TRABAJO"

    ResponderEliminar
  13. Amiga Dama... gracias al mundo del blog, he tenido la gran fortuna de conocerte, solo por eso le doy ya las gracias a Bill Gates o a quien sea el responsable.

    Un fuerte beso.

    ResponderEliminar
  14. Hemos estado en la visagra tecnológica para darnos cuenta de la evolución. La verdad es la intimidad hay que respetarla. A pocos nos gusta esa mirada por detras hacia la pantalla: ¡Niño! ¿Qué estás haciendo?
    jejejeje

    Saludos

    ResponderEliminar