jueves, 25 de septiembre de 2008

El chocolate de mi amiga


Me apasiona, me cautiva y me atormenta si no lo encuentro en su rincón habitual del frigorífico. No hay peor castigo que encontrar su envoltorio vacío.
Después de comer, una pequeña parte de su ser es el mejor momento de la sobremesa, y tras un café largo y sin prisa, es la mejor compañía.
Mi amiga Inma, que ha estado de visita por su tierra, me ha traido una buena muestra del mejor chocolate que se puede hacer en España. Doy fe, el de avellanas es sublime, delicioso, pero el negro... el negro, es, oro molido, toda una experiencia religiosa.
Moltes gracies, o como se diga. Gracias, chaparrita.

24 comentarios:

  1. Ése es el chocolate del dia del derbi en el Cástulo ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el chocolate, el chocolate negro es la bomba, cuando le metes el mordisco me encanta como suena jaja.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Mi mas profunda envidia, chocolate, después de comer, y negro… palabras mayores. Me consuelan los bombones que tengo por aquí, resaca de la onomástica, que en esta semana serán necesarios…
    Siempre he creido que los auténticos adictos al chocolate somos estos, los que lo tomamos en pequeñas dosis, pero siempre.
    Felices sobremesas.
    kisses

    ResponderEliminar
  4. Querida Dama, no tengo más que rendirme a tu dulce entrada, porque pocos placeres hay mayores que disfrutar del chocolate, en sus múltiples variantes, almendrado, con leche, negro, blanco, con naranja, con menta inglesa y, sobre todo, con su buena rueda de churros, porras o calentitos. Pero la cruda realidad es que, como todos los placeres, cuando no puedes, lo ansias más que cuando disfrutas de él sin cortapisas. Yo ahora estoy sumido en ese momento y...me das una envidiaaa

    Un beso desde Granada

    ResponderEliminar
  5. Se me olvidaba, me has recordado cuando mi hermano, tras un fugáz viaje a Brujas, nos trajo aquellos bombones belgas… no he vuelto a probar algo igual.

    Kisses one more time

    ResponderEliminar
  6. Qué envidiaaaaaaaa!!!!!!! Qué bueno el chocolate...a mí me gusta amargo. A Lola, mi esposa, de cualquier modo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Cuando era pequeño, mi abuela me traía del Ecorub (¡qué antigüedad, por Dios!) el chocolate extrafino Suchard, papel amarillo. Estaba ideado para repostería, por lo que tenía hendidas unas porciones bastante generosas. A aquella vieja del Tiro de Línea le brillaban los ojos cada vez que me daba uno de aquellos lingotes. Cómo la quería.
    Viva el chocolate, viva mi abuela y viva el Betis.

    ResponderEliminar
  8. Al hilo del comentario de la gata roma, me gustaría contaros un viaje que hice a Bélgica hace ya algunos años.
    Para los que no conozcáis aquello, no os podéis ni imaginar las chocolaterías que hay por aquellos lugares. Como diría aquel, en dos palabras, im-presionantes.
    Son del tamaño de pequeños supermercados. Los escaparates parecen que los hacen los escaparatistas de Cortefiel o Zara. No sé cuantas variedades de bombones existen en el mercado, pero os puedo asegurar que yo vi más de 150 variedades distintas en un sólo establecimiento.
    Por cierto, que le al dependiente, déme Vd. un kg del más caro que tenga. Y sabéis cuanto costaba en aquella época, hace unos 10 años? 11.000 de las antiguas pesetas.
    O sea, que no pudo ser...

    ResponderEliminar
  9. Además dicen que es afrodisíaco.

    Que aproveche

    ResponderEliminar
  10. Qué envidia más sana me acabas de dar en estos momentos al leer tu entrada. Yo por el chocolate ....... cualquier cosa, eso si el que casi no me gusta nada es el blanco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Hay gente que ha debido pactar con el diablo o algo así. La cosa es que pueden comer de todo y jamás engordan. Pues bien, a mí me pasa lo contrario. Por desgracia, el chocolate, mi vicio favorito, lo tengo totalmente prohibido.

    Nunca más de una vez al año.

    ResponderEliminar
  12. Yo lo prefiero por la noche ummmmmmm que rico, negro negrísimo me encanta, no me cansaría nunca de comer chocolate lo mejor que se ha inventado junto con el puchero de mi madre, su tortilla de papas y el jamón, con ese menú me quedo...

    Fdo. Piruleta

    ResponderEliminar
  13. Es una de mis debilidades lo confieso. CHOCOLATE NEGRO

    Antonio

    ResponderEliminar
  14. Querido Finidi, imagínate cómo acabó el chocolate el día del derby, caí en la cuenta de que lo llevaba en la segunda parte, deberías de habértelo comido cuando te lo ofrecí.
    Mi favorito es el Valor negro negrísimo, pero en un mano a mano con la caja roja de Nestlé no tengo igual.
    ¿y el de avellanas? ¿Y el blanco? ¿y el de trufa? ummm
    Y si es afrodisiaco pues... ¡encantada!
    Yo tengo un don divino, un problema hormonal hace que mi organismo queme calorías a tope y no engorde, y me den constantes bajadas de tensión, porque mi glucosa en sangre baja.
    Con lo cual, el chocolate es mi medicina.

    ResponderEliminar
  15. Yo no sé si es de purista o no, pero yo el chocolate balnco no lo soporto, eso no es ni chocolate ni ná, jajajaja. Por contra, el negro me encanta, aunque con leche también es una delicia.

    Como veo que nadie te lo ha preguntado lo hago yo ¿cuál es el mejor chocolate que se hace en España según la Dama?

    Este año estuve en Suiza y disfruté como una enana con el chocolate. Puedo asegurar que la tableta más barata allí supera con creces a las buenecitas de aquí.
    Afortunadamente en casa de una tía mía puedo degustar exquisitos bombones suizos y chocolatinas todo el año.

    Dulce entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. De la marca Valor, el de almendras, y el nestlé negro.
    También están los Mon cherí, que me puedo comer un camión, pero eso es chocolate más "cursi". El mejor es el "Valor", sin duda.

    O la tarta de chocolate del San Marco...

    ResponderEliminar
  17. Soy tb de los que acude de noche al frigorífico a buscar un trocito de chocolate, el mío, el blanco... ummmmm...

    ResponderEliminar
  18. Bueno, bueno, bueno... no me lo puedo creer. Coincidimos plenamente querida Reyes, una vez más.

    El chocolate es un vicio, lo reconozco, pero... ¿soy realmente vicioso?, quizás no, aunque necesito dos onzas de chocolate siempre que acabo de comer. Siempre. Es como ese punto inexplicable del que no puedo pasar. Esa cima de dulzor que completa la ingestión del almuerzo o la cena.

    ¿Preferencias?, por supuesto el negro. Pero negro de verdad. Opaco puro. Y si tiene un punto de amargor, mejor que mejor. De esos que cuando te lo metes en la boca los labios se retrotraen pa' dentro. ¿El problema?, efecto laxante para mi persona. ¿Solución?, el de almendras. Lo sé... no es comparable. Aunque a veces me doy un homenaje.

    Genial esta entrada.

    Un beso fuerte. O dos.

    ResponderEliminar
  19. Compartimos chocolate, Sevilla, y escribir. Yo no llevo bolso y simpatizando con el verde mi color favorito es el blanco, sin detalles en rojo, blanco blanco. y no juego la Uefa ni me acuerdo desde cuando. Adivinas?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. A mí el negro no me hace chiste; el resto de variantes no es que me resulten adictivas, como a mi madre por ejemplo, pero que bueno está....

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  22. Yo también soy de chocolate, pero del negro como el pecho de Darth Vader :-)

    Y como no me gusta el café, pues yo me lo tomo solo (el chocolate).

    Pues no me está entrando ganas de echarme uno entre pecho y espalda y no me queda en casa...

    Por cierto, Dama, el servidor donde cuelgo mis canciones lleva varios días mal, aunque dice que son solo "unos minutos". Voy a tener que cambiar porque estoy para colgar una nueva entrada y no puedo.

    ResponderEliminar
  23. Pués yo voy a dar la nota, pero el chocolate no me gusta nada, nada, nada. Si acaso un poquito, sólo un poquito el blanco.

    Asi que aquí, en mi navío, después de un buen café negro (eso si que me gusta), lo que ofrezco es un traguito de buen ron con un chorreoncito de agua de limón.

    Besos.

    ResponderEliminar