lunes, 22 de septiembre de 2008

Mi noche de Rock Andaluz

Ya repuesta de la noche más fantástica de los últimos diez años, musicalmente hablando, me dispongo a contaros lo que viví el sábado y que tardaré mucho en olvidar, si es que ese tipo de sensaciones se pueden llegar a olvidar.
Comenzó Lole vendiendo más que cantando, su voz, igual que siempre, hermosa y poderosa, nos dejó a todos con ganas de oirle sus canciones más auténticas, pero optó por los temas de su nuevo disco. Le siguió Rafael, Pata Negra, al cual reconozco que le esperaba peor y que con el "pata palo" consiguió encendernos a todos. El duende ya asomaba entre los asistentes. A partir de ahí, y hasta las cuatro de la mañana, todo lo que viví, fue arte, sabiduría, buenos guitarras y magia, pura magia, Cai, inconmensurables, Guadalquivir, mas o menos igual, Tabletom, que no es de los que más me gustan pero tienen su pellizco, Imán, los mejores de la noche, sin duda, su "Darshan" me ha acompañado todo el día de ayer,de hoy y de siempre, Alameda, que parece increible que hayan pasado los años por ellos y Smash, que gracias a Manuel Molina, con o sin "Garrotín" levantaba a la gente que ya por aquellas horas estábamos más que volando por el escenario.
Pero hubo un momento, un ratito, un instante, en donde sucedió algo emotivo y que a todos los que allí nos reuniamos nos hizo quedarnos sin palabras, algunos con el corazón encogido y otros, como es mi caso, con las lagrimas asomando sin poderlas contener.

Subía Eduardo Rodriguez Rodway, a cantarnos "Tu frialdad" en memoria de sus compañeros Tele y Jesús de la Rosa, que esa noche estaban allí, entre nosotros, en una noche que fue puro rock andaluz y sobre todo, magia.

17 comentarios:

  1. No es comparable, y a veces hasta no me gusta ver cosas ya vividas, pero si me lo permites te dejo un momento que para todos fue especial. Te lo pego a lo bruto, sin adornos, ya que lo que es puro no los necesita… http://es.youtube.com/watch?v=aHLcUrKS8_8
    Se me saltaron las lágrimas en algunos momentos, este fue uno, claro… Por lo demás, aseguro que es como la Dama lo cuenta, magia pasada y presente que a ver si me acompaña en una semana que tiene mala pinta…
    Kisses miles

    ResponderEliminar
  2. ¿Veis como había magia?
    Gracias Gata.
    ¿Una semana con mala pinta? vaya, intentaremos ayudarte.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que disfrutárais!!!! Lástima que no le pusimos el broche de oro al finde...

    Fdo. Piruleta

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que disfrutárais!!!! Lástima que no le pusimos el broche de oro al finde...

    Fdo. Piruleta

    ResponderEliminar
  5. Al final no pude ir, pero me alegro mucho de que disfrutaras. Lo de Eduardo tuvo que ser sublime.

    Te he puesto otra canción de Tianastácia en mi blog, ya que tenías ganas de saber algo más de ellos.

    ResponderEliminar
  6. lo bueno del que sabe a lo que vá, es que disfruta más del que vá a disfrutar y no lo sabe. Perdón por este juego de palabras, pero tu me entiendes, ¿verdad? yyo me alegro.

    ResponderEliminar
  7. Que envidia. Lo de Eduardo tuvo que ser efectivamente para llorar. Que pena no haber podido ir. Pero no pegaría mucho con mis muletas alli jajaja.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Esta es la entrada que estaba esperando querida Reyes. No sabes cómo me alegra verla.

    Vayamos por partes. Me gustó la Lole y me sorprendió Pata Negra. Cai eran buenos, pero no me gustó la voz mucho. Guadalquivir sí consiguieron atraparme y llevarme con sus ritmos a un estado de inconsciencia. Tabletom me sacó de ese estado y la verdad es que me dejó sin palabras... aunque me reía mucho, debo confesártelo. Una música genial, pero el vocalista... Smash puso el punto y final con un Manuel Molina fuera de sí.

    Pero sin lugar a dudas, me quedo con Alameda e Imán. Ambos inconmensurables y diferentes entre sí. Imán me pareció la mejor actuación de la noche, pero Alameda trajo lo que yo esperaba del concierto. Yo, que llevaba toda la noche acordándome de ti y buscando una pulsera de ámbar, sabía que te tendría presente en cuanto Alameda le diera al play de la memoria. Fue cuando subió Eduardo. Llegó Tu Frialdad y cuando pidió que la gente cantara... yo no pude. Estaba emocionado.

    Me encantó el concierto. Una pena que no nos viéramos...

    Un fuerte beso amiga mía.

    ResponderEliminar
  9. Vaya, parece que me perdí algo que no debí perderme, a pesar de que el aguaó me llamó para sacarme las entradas. Pues enhorabuena a los que lo disfrutasteis.

    Por cierto, compre Los Girasoles Ciegos y tienes razón. Aunque yo, más que con las historias, que también, me quedo con su deliciosa prosa. Magistral. Gracias por la recomendación.

    Besos agradecidos

    ResponderEliminar
  10. No hay de qué, querido Tato.
    Aguaó, no me verías porque estaba volando... En serio, estaba abajo, cerca del escenario, junto a la mesa de los técnicos. Soy más de sentarme, pero era inevitable, y además la compañía así lo requería.
    Tu sigue buscando la pulsera, seguro que das con ella, frecuentamos a veces los mismos lugares...

    ResponderEliminar
  11. vale, los viejos roqueros nunca mueren...
    pero yocon las doce campanadas...
    ya puede estar manifestándose el espíritu de Silvio cantando la ragazza del mio elevatore en solemne quinario del rock sevillano...
    que me sale un bostezo que me da la vuerta por el lado del forro...
    Yo... ya... también soy más de sentarme...
    A esa hora estaba en Ronda dando biberones.

    ResponderEliminar
  12. Seguiré buscando querida Dama, no te quepa la menos duda.

    Menos el Domingo Ramos Eres mi cruz, que ya sabemos aquí en el saloncito de la amiga Reyes que vuesa merced ve ese día a las 2 de la mañana a Montañés esperándote.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Lo siento Glauca, pero no acostumbro a ir a Centros Comerciales, aunque... la semana pasada... puede ser, puede ser, ¡esos libros del colegio de última hora que nos obligan a hacer cosas que no queremos!

    ResponderEliminar
  15. Y pensar que nunca he ido y probablemente nunca iré, con lo que me gusta, DAMA. Lo mío no tiene nombre.

    ORGULLOSO DE SER ANDALUZ.

    1BESO.

    ResponderEliminar
  16. Querida Dama:

    No tengo ninguna duda de que en efecto hubo magia; pero ¿quién creaba la magia?, ¿eran ellos?, o simplemente ¿eran los que cómo tu, yo, o tantos otros asiduos a este salón recordábamos los tiempos de juventud e ilusiones vividos con esta banda sonora?.

    Un beso

    ResponderEliminar