domingo, 14 de diciembre de 2008

Una vez al año

Otro año más nos reunimos los amigos con la escusa de celebrar la Navidad, que cada vez es más difícil coincidir y sin niños, poco menos que imposible, pero un día al año, al menos, nos vemos todos.
Como servidora es el comité organizador y todos preferían un viernes, quedé con el grueso de la expedición a las 9 en el Tremendo, punto de encuentro tradicional, para aprovechar la concentración ante Santa Catalina. No pensaba darme a conocer, y así fue, pero hice acto de presencia como suelo hacerlo, sin que nadie se percatase. Me gustó la iniciativa, y sentí una cierta alegría cuando veía las caras de los que se empezaban a reconocer. Un detalle hermoso, lo comentaba con dos amigos de la Hermandad que me acababa de encontrar en el puesto de la ONCE. Gracias por la iniciativa, los que hemos crecido en los alrededores de esta iglesia, no lo olvidaremos.
Tras unas pocas en el Tremendo nos fuimos a otro punto de reunión habitual, El Ajoblanco, a comer algo. Entramos todos, con banquitos sólo para algunos, y nos alegraba tanto reencontrarnos con los recuerdos como con las papas al roque, sobre todo con el taco de pollo al curry que está exquisito, lo corroboro. El broche de oro lo pusieron sendos pelotazos en el Muerto y el Urbano, y a eso de las 3 de la mañana ya no podíamos con el cuerpo, ya no tenemos veinte años, incluso alguien propuso sustituir la cena por un almuerzo, en los años venideros.
Somos más viejos pero somos como siempre, con las historias de siempre, pero lo mejor es que sobre todo, somos amigos, y reuniones como estas son maravillosas para mantener la amistad.

12 comentarios:

  1. El Urbano… eso es de ser joven aún, jejeje.
    Por cúmulo de cosas no pude ir, pero bueno, creo en la presencia espiritual en cierto modo…
    Kisses

    ResponderEliminar
  2. Qué alegría me das: Pepe el muerto sigue abierto. Es que me habían jurado y perjurado que ya estaba cerrado.
    Recuerdo el Urbano cuando era un bar heavy. Hace tela de tiempo.

    Yo tengo mi comida el próximo sábado. Con los compañeros de la Universidad. Tenemos dos al año, una en Navidad y otra previa a la Feria. Hay algunos a los que sólo veo estos días, pero con otros sí que quedamos más veces al año, sobre todo los "Cabildos" de los viernes al mediodía en Casa Moreno.

    ResponderEliminar
  3. Estas Navidades tenemos algún día que otro radio en el blog a ver si algún día por lo menos podemos escuchar tu voz.

    BEsos

    ResponderEliminar
  4. Aunque El Urbano me trae recuerdos imprescindibles en mi vida, siempre prefiero no recordarlos. Pero son cosas mías...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta esa fraternidad. Al fin y al cabo es la base sobre la que se asienta nuestra vida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Empieza el tour de comidas.

    A mí me toca el viernes con los compis de la CEA y el sábado noche con la Tertulia en el siempre acogedor salón de abajo del Rinconcillo.

    Qué te gusta el barrio, chiquilla...

    ResponderEliminar
  7. Querida Dama:

    Querías mantener el anonimato, uno de los grandes encantos de la blogosfera, querías pasar desapercibida, pero lejos de ello, fuiste la gran protagonista. Muchos de los presentes tratábamos de descubrirte entre tantos rostros desconocidos. No conseguimos poner rostro a los más sevillanos sentimientos, no conocemos tu cara querida Reyes, pero conocemos tu grandeza, que al fin es lo importante.

    Un beso y gracias por participar con hermosas palabras en el homenaje del gran Aguaó de Sevilla.

    ResponderEliminar
  8. Curioso que nadie cite al Ajo Blanco.
    El rinconito de Manue, el que mas sabe de musica de Sevilla, el que mas Lp´s tiene en su casa.Hace como 3 años que no lo veo, asi que me has dado motivos para darme una vuelta por Alhondiga.

    ResponderEliminar
  9. Hola.
    Está bien eso del anonimato, la verdad es que muchos estabamos preguntandonos y quien será aquel o quien será aquella, estuvo bastante bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Casualidades de la vida, el mismo viernes después de la quedada estuvimos cerca del Urbano (concretamente en el Louvre, mas tranquilo pero sin tantos años a sus espaldas) y cerca de las 4 de la mañana (¿o era mas tarde?) despedimos a una bloguera que precisamente vive justo encima del Ajoblanco.

    En todas estas idas y venidas puede ser incluso que nos cruzáramos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Lo más importante es seguir reuniéndoos, ya sea en un almuerzo o en una cen, y mínimo, una vez al año. Eso es muy importante, porque no desaparece ese vínculo especial que siempre habéis tenido.

    Mueve el cisco querida Reyes... que hoy hace tela de frío.

    Un beso enorme.

    P.D. Mi amigo Jordi y un servidor estuvimos buscándote entre la gente... al final resultaba que estabas allí. Me debes un abrazo.

    ResponderEliminar