martes, 3 de noviembre de 2009

Árboles

Tienes que pararte a pensar qué es de tu vida cuando te topas con aquello que te hace sentirte bien, que te llena el alma. Algo de mí está vinculado a los árboles, y el domingo, mientras las brujas y los estúpidos olvidaban la memoria de nuestro Don Juan Tenorio, yo pensaba en aquello que me hacía soñar, que me hacía sentir ilusión, mientras la sombra de árboles enormes, poderosos y de colores otoñales, los mismos que tiene la melancolía, me ayudaban a ser un poco más feliz. Quizás me sobraban las palabras de la compañía, quizás el reloj, incluso la cámara, quizás sobraba hasta la misma compañía, porque para pasear entre los árboles sólo hace falta respirar, pensar en lo que sólo tu corazón esconde y vivir el momento, que la vida avanza, tic, tac...

17 comentarios:

  1. Deberíamos abrazar a los árboles.

    Cada día que pasa me arrepiento de no hacerlo.

    Antonio

    ResponderEliminar
  2. Reloj, no marques las horas...

    Un beso, mi querida Dama.

    ResponderEliminar
  3. siempre que paseo entre los árboles, como tú dices, me viene a la mente esta canción..mi árbol y yo

    Un beso desde Granada

    ResponderEliminar
  4. En una ciudad como Sevilla, nos aplatanamos por el ruido y la contaminación. eso hace que nos olvidemos que más cerca de lo que pensamos, hay un rinconcito para pasear entre árboles, en silencio y d camino, sacar de un suspiro toda la basurilla que se acumula en nuestra mente, recibiendo a cambio el placentero olor de la madre naturaleza

    ResponderEliminar
  5. En una ciudad como Sevilla, nos aplatanamos por el ruido y la contaminación. eso hace que nos olvidemos que más cerca de lo que pensamos, hay un rinconcito para pasear entre árboles, en silencio y d camino, sacar de un suspiro toda la basurilla que se acumula en nuestra mente, recibiendo a cambio el placentero olor de la madre naturaleza.
    Saludos desde http://elcuadernodejorge.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Hola, Dama, es cierto lo que me dijiste, escribes muy bien no me estraña que la gente te anime ha hacerlo. Besos

    ResponderEliminar
  7. Amiga cuando uno esta en contacto con la naturaleza y es receptiva hacia la belleza, sobra todo. Como siempre maravilloso.
    Gracias por su comentario...

    ResponderEliminar
  8. Antonio, yo hice lo de abrazar árboles alguna vez, y.. no es tan poético, sólo diré dos palabras que se te quedan impregnadas, no en el alma sino en la ropa: resina y bichos…
    Es que de joven era hippy, a veces pienso que es una alegría haber crecido….
    Kisses

    ResponderEliminar
  9. Perdón por la intromisión Dama...

    Querida Gata, mejor es hacerlo desnudo en una noche de luna... con lo que a continuación debes buscar un lago poco profundo y bañarte dejando tu mente en blanco.

    saludos

    P.D. Actualmente la gente va a un spa y se toma un te esperando su turno.. plantas y agua son...

    ResponderEliminar
  10. dama, que alegría voy comenzando poco a poco con esto del blog, me ha costado mucho poder enviar los comentarios. Que el otoño de árboles y flores llene tu vida. Pas

    ResponderEliminar
  11. Perdón Dama otra vez, pero Antonio, no lo has arreglado, los bichos y la resina y sin ropa..... el lago no me anima, frío, más bichos... Creo que ciertas películas han hecho muuucho daño...

    ResponderEliminar
  12. Los árboles más bonitos que recuerdo los vi en Alsacia-Lorena durante un otoño que estuve por dicha zona.
    Me harté de hacer fotos y la gama de colores de las hojas es impresionante.

    ResponderEliminar
  13. Los bosques son lugares a disfrutar diariamente. Tendría que estar establecido que al igual que debemos tomar un café por la tarde, todos los días habría que bien saborear un atardecer, respirar el aroma de las ramas, las hojas de un árbol o disfrutar de las olas del mar.

    Tenemos pendiente un café y paseo por el Parque de María Luisa.

    ResponderEliminar
  14. Y qué pocos árboles tiene nuestra ciudad... ¿cada vez menos?. En fin, preciosa entrada querida Dama, muy otoñal, sentida y llena de gran razón.

    Un gran beso.

    ResponderEliminar
  15. Para mí también es un placer pasear entre árboles otoñales. A solas conmigo. Es una de las pocas formas de encontrarme a mí misma, consciente de que el tiempo es el dueño y señor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar