lunes, 15 de enero de 2007

El Brooklyn de Paul Auster



Ha conseguido además de hacerme disfrutar de la lectura como hacía mucho que no ocurría, acercarme a Nueva York y a sus habitantes con su narrativa brillante, que mezcla la realidad y la fantasía con una maestría ejemplar. Recordaré siempre a Nathan Glass, su protagonista, como a Aureliano Buendía, Martín Santomé o tantos otros que me marcaron y que sólo pertenezcan a una historia inventada.

El que me regaló el libro me conoce bien. Gracias de nuevo.

18 comentarios:

  1. http://spqhis-elhumilladero.blogspot.com/

    Saludos a la Dama de sevillano nombre, a la que felicito por éste extraordianrio blog.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hablando de viajes querida Dama, Nueva York, otro sueño hacia el que algún día deseo volar.

    ResponderEliminar
  3. A mí me acerca a Nueva York el gran Woody aunque su última obra maestra esté rodada a este lado del charco.

    ResponderEliminar
  4. Yo, convertido en Rey Mago, regalé este año ese libro de Auster. También me dieron las gracias y, cuando lo acaben de leer, espero que me lo presten.

    ResponderEliminar
  5. Posiblemente le ocurra lo que a mí, que fuí a por la Trilogia de Nueva York acto seguido.

    ResponderEliminar
  6. Brooklyn por la mañana visto desde los pies de Tony Manero...
    De Woody Allen, "Hanna y sus hermanas"; librerías de viejo, galerías de arte y Bach de fondo... ¿más sugerente todavía?

    ResponderEliminar
  7. He de reconocer que en mi vida hubo un antes y un después de Tony Manero...
    Y eso que era una niña.
    De Woody Allen me quedo con la misma película, eso de ser la atracción de un hombre vínculado a su hermana, en un marco tan auténtico entre tanto libro y tanta hermana es una maravilla, aunque la rosa púrpura del Cairo también me gusta, o Banana Republic.
    Lo de Tony Manero es muy bueno, la BSO de la pelicula la tengo "achicharrá", y la pelicula no digamos, la cual compré incluso original.

    ResponderEliminar
  8. La rosa púrpura de El Cairo es una gozada, un homenaje al cine de siempre. Hay una peli de Allen que pasó un poco desapercibida y que me gusta mucho por el giro que da la trama a la mitad: Balas sobre Broadway.
    Por otro lado prefiero Grease y su banda sonora, aunque la de Fiebre... no está nada mal.

    ResponderEliminar
  9. Yo tengo dos películas de mi vida, una es "Los Girasoles" de Vittorio de Sica, con Sofía Loren y Marcello Mastroiani y la otra es Grease, que creo haberla visto como catorce veces.
    Aunque Memorias de Africa y El Resplandor no debería de pasarlas por alto.
    Me das una idea, algún día hablaré de Los Girasoles.
    No hay película más bonita en el mundo entero.

    ResponderEliminar
  10. Recuerdo el cartel de Los Girasoles colgado en un poste junto al Cine Lux en Pío XII. No creo que tuviera más de 5 ó 6 años pero son cosas que, sin explicación aparente, se te quedan en la mente para siempre.
    Yo soy incapaz de quedarme con dos o tres películas; si me lo preguntan varias veces seguro que digo películas diferentes.
    Sí puedo decir que la película que más me ha impresionado de los últimos años es "Rompiendo las olas" del danés Lars von Trier. Salí del cine con el corazón encogido y con un sentimiento que jamás me había producido ninguna otra película en toda mi vida.
    Luego están las clásicas como Casablanca, ¡Qué bello es vivir! (siempre se me escapa una lagrimita aunque la haya visto veinte veces ya), El verdugo, El padrino...
    Y de las contemporáneas podría nombrar Clerks, Deseando amar, Oldboy, Million dolar baby o una película realmente alucinante de animación japonesa llamada El viaje de Chihiro, que ha sido la primera (y única) película de animación en ganar el Oso de Oro del Festival de Berlín.

    ResponderEliminar
  11. Ah, se me olvidaba:
    ¡Beeeeeeeeetis! :-)

    ResponderEliminar
  12. ¡Ay que Maese Rancio acaba de recordarme mi infancia!. Un servidor sigue quedando en el cine Lux (como tantos otros hoy es un supermercado...). coincido con él en casi todo ...menos en el fútbol claro..aunque si es para eliminar al Madrid...

    ResponderEliminar
  13. El cine no es lo mío, pero Bienvenido Mister Marshall, El Padrino, ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, y alguna que otra más las tengo entre mis preferidas.
    y por supuesto Mucho Betis.

    ResponderEliminar
  14. ¿Donde estaba el Cine Lux?, yo sólo recuerdo el Apolo, el Santa Catalina (de verano), el Fantasio o el Pathé.

    ResponderEliminar
  15. El cine Lux estaba en Pío XII, que como bien dice eldelaquintaagustiosa es ahora un supermercado como otros tantos como el Chaplin o el Fantasio ambos en Triana.
    Mis primeros recuerdo cinematográficos los tengo del Apolo porque los fines de semana tenía una sesión infantil a las tres de la tarde a la que me llevaba mi padre.
    Más cines desaparecidos: Emperador, Imperial, Llorens, Palacio Central, Delicias, Andalucía, Florida, Victoria, Azul, etc.
    Esos sí que eran nombre bonitos, no como los de ahora Ábaco, Warner Lusomundo, Arcos, etc. ¿Recuerda alguien los carteles anunciadores de las películas pintados a mano en la puerta de los cines?
    No es lo mismo decir: "voy al cine Palacio Central a ver El Padrino" que "voy a Los Arcos a ver El equipo Já".
    Y sobre los desaparecidos cines de verano... pa echarse a llorar, el San Gonzalo, Alfarería, Avenida de verano (en Pages del Corro). Qué gozada en pleno verano tomando unos botellines y un tomate aliñao y viendo Los Bingueros.

    ResponderEliminar
  16. ¡Que bueno!
    Yo era de "Nueva York bajo el terro de los zombis" o "El liguero mágico"
    Lugar: Cine Sinaí.
    ¡Qué tiempos aquellos!

    ResponderEliminar