sábado, 13 de enero de 2007

La Vega de Carmona


Tenía ganas de pasar un día en Carmona, de subir al Alcázar para ver la torre y perderme por sus calles.
Os recomiendo que vayais y os senteís un rato a divisar el paisaje de la Vega, desde un bar o desde la tapia que lo rodea.
Es toda una experiencia de paz y tranquilidad y todo un placer para la vista.
Y a veinte minutos de Sevilla

8 comentarios:

  1. Te puedes creer que no la conozco?? Hace tiempo que tengo ganas de ir, a ver si encuentro el Domingo...

    ResponderEliminar
  2. Un buen sitio para ver la vega de Carmona es el bar del Parador. Tiene una terraza donde hay unas mesas y la vista es inmejorable.

    También es magnífica la Semana Santa de Carmona. Y no es que la haya visto, pero una amiga me ha hablado de ella y he visto fotos y alguans imágenes que procesionan en las iglesias. Lástima que todas las "Semanas Santas" coincidan en el tiempo. Debería ser como las ferias, que en cada sitio es en una fecha diferente y se podrían conocer todas porque a mí en Semana Santa no me sacan de Sevilla ni la Guardia Civil.

    ResponderEliminar
  3. Coincido con vos en dos cosas, querido maese, en Semana Santa no me mueven de aquí ni la guardia civil, incluso cojo vacaciones en el trabajo, y en lo del parador también de acuerdo; tomar café divisisando la vega es algo inexplicable, aunque algo caro, la opción de la tapia es menos hermosa, pero obviamente, mas económica, aunque hay cosas en las que merece la pena arrascarse algo el bolsillo.
    Pregonero, anímate, de veras que merece la pena.

    ResponderEliminar
  4. Desgraciadamente Maese Rancio, sentarse a tomar un café en el Parador se ha convertido en un acto bullicioso... hace más de diez años que no lo hago, lo sé porque entonces estaba soltero...

    ResponderEliminar
  5. Cuando era pequeño, solía ir allí con mis padres y mis tías algún Domingo que otro. Nos sentábamos en la cafetería, veíamos el paisaje y por supuesto nos "clavaban", aunque en ese momento me dolía menos porque como pagaba mi padre...

    ResponderEliminar
  6. Ahora que están de modas las hermandades "nuevas" y, peor aún, las adineradas, más de una debería tomar nota de maravilla como la del palio de la hermandad del Silencio, con sus estrellas de plata y su terciopelo negro. Un palio del siglo XVII. Una maravilla más de Carmona. A eso se llama conservar. Y el ayuntamiento sevillano también podría aprender mucho del aprovechamiento turístico en ciudades como Carmona.

    ResponderEliminar
  7. A mí no me separan de Carmona veinte minutos sino parte de un océano (Pregonero, no tiene usted perdón, dicho con todo respeto). Con Carmona me pasó lo que con Úbeda y Baeza hace años cuando las conocí: quedé deslumbrado. Sus patronatos de turismo deberían tener un detalle conmigo por la publicidad que hago de ellas.

    ResponderEliminar
  8. Tiene usted toda la razón. Los otros dos lugares que cita sí que los conozco y la verdad es que su visita proporciona un fin de semana delicioso.

    ResponderEliminar