sábado, 3 de enero de 2009

Miradas

Dicen los que saben de estas cosas que cuando te hablan de Él el mismo día tres o cuatro personas distintas, debes de ir a verle, y eso me ocurrió ayer; cuatro personas distintas me lo acercaron de varias maneras y aprovechando que tenía que ir al centro, me asomé a su plaza y fuí a verle.
Mientras estaba allí, de pié, observándole y observándo a la gente que se acercaba mirándole como sólo le miran a Él, con esos ojos llenos de tantas necesidades, ilusiones y esperanzas, cosas que cada uno esconde y que saben que sólo puede recurrir a Él, me pregunté cómo la mirada de la gente que llenaba las calles sólo buscando en los escaparates puede llegar a ser tan distinta a la de la gente que llenaba esa plaza sólo buscando, con desesperación algunos, aquello que solo Él puede ofrecerle, ya que dicen que todo lo puede.

13 comentarios:

  1. Los que acuden a Su llamada son de los más variopinto y singular. Algo tendrá.

    Saludos
    Antonio

    ResponderEliminar
  2. Y lo bien que se sale por las puertas después de verlo .....

    ResponderEliminar
  3. Yo me quedo con Su mirada. Con esa manera sencilla de mirar a cada uno, de hablar con los ojos, de calmar con una caricia ocular,de decir en off lo que cuentan unos ojos cuando callan.

    ResponderEliminar
  4. Lo único que sé querida Dama,es que el siempre estará ahí .....

    Un abrazo canino.

    La Canina seguirá cavilando ......

    ResponderEliminar
  5. los escaparates nos hacen olvidar que el mejor regalo, es poder acudir a Él siempre que queramos...

    Un beso desde Granada

    ResponderEliminar
  6. Estos primeros días de enero son en San Lorenzo instantes mágicos e imperecederos.

    Ningún sevillano de bien, si su tiempo se lo permite, debería faltar al encuentro con el Señor y con el primer escalofrío de las vísperas.

    ResponderEliminar
  7. Mirar al que mira siempre es un curioso ejercicio, o a mí siempre me lo ha parecido.
    Y a mí me pasa mucho que si me nombran a alguien, lo visito o lo llamo.. lo mismo es otra de mis supercherías...
    Kisses

    ResponderEliminar
  8. Qué lejos me queda a mí la Plaza de San Lorenzo; me conformo con que me lo nombres tú y con una foto suya en blanco y negro. Feliz año.

    ResponderEliminar
  9. Una visita rápida a tu salón para desearte un feliz año 2009.

    Y mismo estamos en Cuaresma ;-)

    ResponderEliminar
  10. La primera vez que acudimos a la Basílica, y fuimos testigos de tanto amor correspondido por ese otro gran Amor, nos acompañará como imborrable recuerdo a lo largo de nuestra vida. Un fervor y una devoción que difícilmente explicaremos mediante palabras. En cada mirada una historia distinta, pero buscando un mismo rumbo cierto. Cada día la Casa del Señor se convierte en el punto neurálgico de los más profundos sentimientos religiosos de nuestra Ciudad. Es difícil no repetir cada día o al menos cada semana. La fuerza del Gran Poder va más allá de lo que la razón humana pueda llegar a entender. La mirada de impacto que te roba el corazón a primer golpe de vista, esas manos que acarician el madero con suavidad, huyendo de todo rencor y en señal de total abnegación a los mandatos del Padre, esa cara desencajada por el dolor, pero que nunca pierde la firmeza y el horizonte del Dios Padre, la melena que cae sutilmente sobre la túnica, esos pies que acarician los más sagrados tapices celestiales y su talón puerto seguro de un profundo océano de besos sinceros. Todo en Él es perfecto. Las líneas exactas de Dios esculpidas por ángeles sobre la tosca madera. Si ya resulta impactante que los hijos de Sevilla se vuelquen con su Dios, que podemos decir de aquellas personas que llegadas de los más lejanos países guardan silencio absoluto ante el Señor cada Madrugá. Los ocasionales visitantes de nuestra Noche Grande, casi nada sabían de Él, pero esa noche quedan prendidos. El milagro del Dios de la madera transustanciado en un Dios de Carne y Sangre obra en aquellos corazones que en ninguna otra ocasión habían visto la mirada de Dios. Querida Reyes quisiera hacerte llegar una semblanza del Señor y expresar mis sentimientos ante Él, pero una vez más, mis torpes palabras vuelven a perderse entre líneas sin acertar lo más mínimo a descubrir la grandeza de Dios. Hay cosas en la vida que son fáciles de sentir, pero imposibles de contar.

    ResponderEliminar
  11. ..... y esa última mirada hacia atrás, bajo ese dintel. Sólo entonces puede uno tomar Conde de Barajas buscando la Feria.

    1BESO.

    ResponderEliminar
  12. un día un sujeto me miró y sus ojos me decía "te voy a coger y te va a gustar, te voy a coger de nuevo y te va a gustar más" después de unos minutos sus ojitos me habían tocado y me quitaron los calzones...Ash malditas y únicas miradas.

    ResponderEliminar
  13. Although there are differences in content, but I still want you to establish Links, I do not
    fashion jewelry

    ResponderEliminar