lunes, 28 de junio de 2010

Sentada sobre una calabaza

Quizás sea como dice la gata, que estoy en racha conciertística, o como dice mi primo, que no me pierdo una, pero la verdad es que acabo de llegar de otro evento musical largamente esperado. Esta vez ha sido oír a Miguel Hernández en voz de Serrat, que ha superado con creces lo que me esperaba de él, lo mismo que me ocurría noche con Angus Young y su grupo. En esta ocasión, tras muchos conciertos de fidelidad extrema, con entradas sacadas con meses de antelación, y muchos conciertos de emociones contenidas y lagrimillas aflorantes con la consiguiente rendición ante la grandeza del catalán, tras muchos Mediterráneos, Lucías o Soy sinceramente tuyo, he recibido el premio que esperaba que él me hiciera alguna vez en mi vida. No ha sido otro que oír "Elegía" por primera y única vez ante un público, entregado, silencioso que casi aguantaba la respiración por no romper el hechizo. Miguel Poveda también colaboró al final lo suyo. Así ha sido, ponerle voz, plena por otro lado, a la sensibilidad del genio de Orihuela, tu pueblo y el mío, para dejarme casi volando por el Teatro de la Maestranza.
Cuando iba de regreso, con Eric Clapton y George Benson en un mano a mano, disfrutando de sus temazos, pensé que otra vez estaba en la rotonda del Alamillo por culpa de motivos musicales, y caí en la cuenta de que hay veces en las que "de vez en cuando la vida nos besa en la boca", aunque la nota negra la haya puesto una butaca ocupada por una señora con prismáticos. Pero eso son cosas mías.

11 comentarios:

  1. No has podido elegir mejor el título. Si pudiera hacerle una pregunta a mi tocayo, sólo una, le preguntaría por esa canción.

    Esta vez me lo perdí. Gracias por contarlo y mantener intacto el hechizo.

    Besos, mi querida Dama.

    ResponderEliminar
  2. Perdí una buena oportunidad de ver a Serrat. Espero que la vida me otorgue alguna otra.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa crónica musical. Serrat es único y pese a la etapa en la que está no pierde el encanto, va ligado a su música.

    ResponderEliminar
  4. Si vieras las de "discos" no cd que tengo de Serrat te encantaria. he de buscar alguna tienda donde vendan tocadiscos pues tengo bastantes y no los puedo escuchar.
    Me alegro que la velada fuera tan maravillosa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Me hubiera encantado ir, aunque me tocara al lado la señora de los prismáticos... y depaso disfrutar de que la vida me besara en la boca.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Yo habría jodido a la señora, porque fijo que mis prismáticos eran mejores, jejeje, aunque no los llevo a los conciertos…

    Esta vez me quedé sin ir… a ver si en septiembre hay encuentro con el Flaco, las he peidod por mi cumple….

    Kisses

    ResponderEliminar
  7. Felicidades Dama, ya te dije que eres una privilegiada, yo, ní siquiera he podido ir al concierto que se celebraba hoy en mi pueblo, por la Banda Municipal, que dicho séa de paso, dá gusto oirlos. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Me alegro.Disfruta al maximo y se feliz.besos

    ResponderEliminar
  9. Aún recuerdo un concierto de Serrat. Me toco detras del Presidente Escuredo cuando tenía aquella mata de pelo ensortijado. Joputa el concierto que me dió. Todavia me duele el cuello.

    ResponderEliminar
  10. Entiendo estés flotando aún. Pura magia poética.

    Antonio

    ResponderEliminar